Translate

jueves, 12 de abril de 2018

CANCIÓN DEL AMOR PROHIBIDO José Ángel Buesa


CANCIÓN DEL AMOR PROHIBIDO
José Ángel Buesa

Cuba (1910-1982) "El poeta enamorado"



Imagen Internet

Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente
Al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
Porque nadie sospecha que es falso tu desvío,
Ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente.


Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,
Relatando la historia de un fugaz amorío;
Y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío
Y aún nos arde en los labios algún beso reciente.


Sólo tú y yo sabemos que existe una simiente
Germinando en la sombra de este surco vacío,
Porque su flor profunda no se ve, ni se siente.


Y así dos orillas tu corazón y el mío,
Pues, aunque las separa la corriente de un río,
Por debajo del río se unen secretamente.



lunes, 9 de abril de 2018

ENAMORADA Gloria Echeagaray B.


ENAMORADA
Gloria Echeagaray Blancarte
(GREB)
GREB

Si me miras, mis colores enciendes
en tonos vivos prendo
más pocos leen mi sonrisa.


Soy rocío que se viste... reluciente
con los primeros rayos del sol.


De noche con la luna, soy calor, color,
candor y hasta dolor.
Sentimientos vestidos de gris
más en mi mente y en mi corazón
soy la rosa que engalana a Dios
y eso, ni él lo cambiará
ni lo he de cambiar yo.


Pudiera decir que no,
pero siento y pienso como quiero
no hago caso ni a la misma razón.


Cada día que pasa me miro
y siento que es sólo para ti,
el latir de mí corazón.





Mazatlán, Sin. México 08.04.18


lunes, 2 de abril de 2018

ASTROGAMIA Antonio Fco. Rguez. A.


ASTROGAMIA
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

Cuando estaba el sol cayendo en el ocaso, abrió enormemente los ojos, una maravillosa visión se le presentó: Era la luna, que había salido más temprano que de costumbre, rodeada de policromas nubes que la envolvían como un manto a la virgen. 


     Él, candente por naturaleza, no pudo sustraerse a tal aparición, y le envío sus potentes rayos, los cuales como gigantescos brazos la rodearon infundiéndole hasta el centro de sus entrañas todo su viril calor. La luna quedó prendada, y su rubor virginal se confundía con los multicolores rayos que la abrazaban con amor y pasión.



Xalapa, Ver. México 011.04.17



sábado, 31 de marzo de 2018

MIRADA DE MUJER Antonio Fco. Rguez. A.


MIRADA DE MUJER
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Angélica Aragón. Internet

Ver la mirada
de la mujer amada
y entrecerrar los ojos
por querer atraparla,
temiendo abrirlos de nuevo
por temor a perderla.


Se disfruta con plenitud
esa pasión,
esa sensación de dominio
y de posesión.

El amor... anda suelto



Xalapa, Ver. México  30.03.18



viernes, 23 de marzo de 2018

LATIDOS DE AMOR Antonio Fco. Rguez. A.


LATIDOS DE AMOR
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen de Internet


Pensé hacerte un poema

y al recordar tu rostro

me faltaron las palabras,

enmudeció mi voz

y solamente mi corazón

se atrevió sílaba tras sílaba

a nombrar tu nombre

el cual se hizo poesía

en el interior del alma mía.





Veracruz, Ver. 22.03. 18




LAS MUJERES Mario Vargas Llosa


LAS MUJERES
Mario Vargas Llosa


 Imagen Internet

Todas las mujeres bellas son las que yo he visto,
las que andan por la calle con abrigos largos y minifaldas,
las que huelen a limpio y sonríen cuando las miran.



Sin medidas perfectas, sin tacones de vértigo.
Las mujeres más bellas esperan el autobús de mi barrio,
o se compran bolsos en tiendas de saldo.
Se pintan los ojos como les gusta
y los labios de carmín de chino.



Las flores del desierto son las mujeres
que tienen sonrisas en los ojos,
que te acarician las manos cuando estas triste,
que pierden las llaves al fondo del abrigo,
las que cenan pizza en grupos de amigos
y lloran solo con unos pocos,
las que se lavan el pelo y lo secan al viento.



Las bellezas reales son las que toman cerveza
y no miden cuantas patatas han comido,
las que se sientan en bancos del parque con bolsas de pipas,
las que acarician con ternura a los perros que se acercan a olerlas.
Las preciosas damas de chándal de domingo.
Las que huelen a mora y a caramelos de regaliz.



Las mujeres hermosas no salen en revistas, las ojean en el medico,
y esperan al novio ilusionadas con vestidos de fresas.
Y se ríen libres de los chistes de la tele,
y se tragan el fútbol a cambio de un beso.



Las mujeres normales derrochan belleza, no glamour,
desgastan las sonrisas mirando a los ojos,
y cruzan las piernas y arquean la espalda.
Salen en las fotos rodeadas de gente sin retoques,
riéndose a carcajadas, abrazando a los suyos
con la felicidad embotellada de los grandes grupos.



Las mujeres normales son las auténticas bellezas,
sin gomas ni lápices. Las flores del desierto son las que están a tu lado.
Las que te aman y las que amamos.
Solo hay que saber mirar mas allá del tipazo, de los ojazos,
de las piernas torneadas, de los pechos de vértigo.



Efímeros adornos, vestigios del tiempo, enemigo de la forma y
enemigo del alma. Vértigo de divas, y llanto de princesas.
La verdadera belleza está en las arrugas de la felicidad.




martes, 20 de marzo de 2018

TATA LÁZARO Sinforoso Ruíz Díaz


TATA LÁZARO
Poema purépecha (tarasco)
Sinforoso Ruíz Díaz

Imagen Internet 

Tata Lázaro, ¿a dónde te fuiste?
todos los purépecha te buscamos,
los cerros te suspiran y te lloran,
todas las cosas creadas preguntan por ti.



Tata Lázaro, ¿en dónde estás?
las olas del lago yacen sombrías,
las cascadas ya no cantan,
y entristecidas se preguntan:
Tata Lázaro, ¿en dónde estás?



Los animales grandes y chiquitos,
los árboles grandes y pequeños.
Y hasta las piedras.
Te lloran y revelan su amargura,
y preguntan por ti.
Tata Lázaro, ¿en dónde estás?



Ahora si nos quedamos huérfanos. Los pajaritos chillones alegres cantan,
acompañan nuestro llanto.
Y cuando tú estabas, valíamos mucho,
Tata Lázaro, ¿en dónde estás?

Lázaro Cárdenas del Río

Tata Lázaro cuando tú vivías
a todos nosotros nos escuchaban,
todos nos respetaban.
Y ahora todos nos golpean,
Tata Lázaro, ¿a dónde te fuiste?



Sí, pero el viento llega a nuestros
oídos y nos dice:
¡No estén tristes! ¡No lloren!
¡Yo aquí estoy con ustedes!
Tata Lázaro, ¿a dónde te fuiste?
te recibimos todo, nos hiciste
las escuelas y las carreteras,
¡Háganse valer! ¡Defiéndanse!



Y nosotros llorando nos quedamos,
Tata Lázaro, ¿en dónde estás?